Comuna 4: La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya

Sitios del Consejo Consultivo Comunal 4

Web: http://consejocc4.com.ar/

Facebook: https://www.facebook.com/CCComunal4

Twitter: @cccomuna4

Lista General

Importante: para participar de las conversaciones tienes que suscribirte a las listas

comuna4(arroba)comunas.org.ar – Suscribite

Listas de Grupos de Interés

mantenimientovial4(arroba)comunas.org.ar – Suscribite

espaciosverdes4(arroba)comunas.org.ar – Suscribite

presupuestoparticipativo4(arroba)comunas.org.ar – Suscribite

iniciativaciudadana4(arroba)comunas.org.ar – Suscribite

desarrollosocial4(arroba)comunas.org.ar – Suscribite

Límites y población

Son sus límites las avenidas Brasil, Paseo Colón y Martín García, la calle Defensa, las avenidas Caseros, Entre Ríos y Juan de Garay hasta Sánchez de Loria. De allí nuevamente hasta Caseros, su continuación avenida Cobo, calle Centenera, avenidas de la Riestra, Varela, Fernández de la Cruz; Esteban Bonorino, 27 de Febrero -que bordea al Riachuelo hasta Puente Alsina-, de allí el curso de éste hasta el puente Pueyrredón y desde el mismo la avenida Pedro de Mendoza hasta Brasil.

En este amplio radio de aproximadamente 20,6 km2 viven algo más de 215.000 habitantes, que le dan una densidad de 10.439 habitantes por km2. Cuatro son los pintorescos barrios que conforman esta comuna.

Barracas, que debe su nombre a las construcciones que se elevaron a orillas del Riachuelo ya desde el siglo XVIII, primero como depósito de esclavos, luego para los frutos del país. La villa 21-24 quedó integrada a este barrio. La Boca del Riachuelo -como su nombre lo indica, ubicado hacia la desembocadura de este curso de agua-, se destaca por el gran colorido que le transmitieran los inmigrantes genoveses desde el siglo XIX.

Nueva Pompeya, industrial y obrero con casas bajas que son ventana al cielo porteño, recibe su nombre por encontrarse en su principal arteria la basílica de Nuestra Señora de Pompeya. Parque Patricios, antiguo emplazamiento de los Corrales Viejos, mantiene el encanto de sus calles arboles que aún conservan sus primitivos adoquines.

Historia

El barrio de La Boca, signado no sólo por la inmigración sino también por la impronta de los dos clubesque en él nacieron, River y Boca, creció acunado por el tango y el arte, con la protesta social y popular enmarcando sus climas.Típico barrio de inmigrantes de los más distintos orígenes, a fuC!!;del siglo XIX contaba con una fuerte presencia italiana con preponderancia de origen genovés. Fue puerto de Buenos Aires desde el sigloXVI hasta bien entrado el siglo XX, aunque ya desde fines del anterior el puerto Madero primero, el Nuevo después, concentrados hacia el norte, condujeron a la Boca hacia un progresivo deterioro.

Durante el siglo XIX Barracas fue una zona -llamada Barracas al Norte para diferenciarla de Barracas al Sur, hoy Avellaneda-, que compartía la existencia de quintas de recreo de las familias más importantes de Buenos Aires con las similares de los inmigrantes italianos y vascos proveedores de productos de granja para la ciudad, con las instalaciones de fábricas, depósitos y saladeros sobre el borde del Riachuelo. Las modificaciones en la forma de vida de esas clases y también los estragos de la epidemia de fiebre amarilla de 1871, transformaron en forma paulatina al barrio.

Y serán los mataderos los que den origen al barrio de Parque de los Patricios, pues allí estuvo este establecimiento -único oficial de la ciudad- entre 1871 y 1902, los llamados “Corrales Viejos”, que identificaron originalmente a la zona. En las cercanías del sitio donde hoy se encuentra la cancha de Huracán, existió ”La Quema”, donde la ciudad llevaba su basura, un vaciadero municipal donde después era incinerada. El ”Barrio de las latas”, donde residían aquellos que intentaban aprovechar los desechos de la urbe en crecimiento, fue uno de los primeros asentamientos marginales de la ciudad.

Con la llegada de los mataderos se fueron loteando los terrenos aledaños, lo que facilitó la residencia de los trabajadores a ellos vinculados. Luego se incorporaron otras industrias y con el traslado de los corrales hacia el nuevo barrio de Mataderos, se transformó el lugar en asiento de uno de los parques más arbolados de la ciudad, que lleva el nombre del barrio. La desaparición de algunas quintas como la del Perito Moreno, donde se edificó el Instituto Bernasconi, fue dando a este sitio su característica de casas”bajas donde muchos trabajadores pudieron cumplir el sueño de la casa propia.

Con la ley de federalización de Buenos Aires en 1887, Pompeya se incorpora a la Capital, ya que previamente esta zona formaba parte del partido de San José de Flores. Zona baja y anegada con cada crecida del vecino Riachuelo, formaba parte del ”Pago del Riachuelo”, como desde tiempos inmemoriales eran conocidas estas tierras. La zona era frecuentada ya en aquellos años para el comercio hacia el sur de la provincia y!?ara facilitar el ingreso de las tropas de hacienda que de allí provenían, destinadas a los mataderos, atravesando el bajo donde después se construiría el Paso de Burgos. De allí partía un camino que seguía la dirección de la actual avenida Amancio Alcorta, hasta llegar a los corrales del Sur. Desde el siglo XIX la arteria principal del barrio, “camino de los huesos” y actual avenida Sáenz, conducía también a este paso, pero hacia los corrales de Miserere. Un puente se construirá en 1855 y tras diversas alternativas será reemplazado por el actual Puente Alsina.

Plazas y ferias

La feria de la Plaza Vuelta de Rocha en Av. Pedro de Mendoza y Palos nos ofrece un lindo recorrido donde podemos encontrar utensilios hechos en cerámica, cuero, madera y metal. La Plazoleta de los Suspiros ubicada en el cruce de Vuelta de Rocha y Magallanes debe su nombre al recuerdo de los suspiros de los viejos navegantes que desde tierra añoraban tiempos pasados. Su particularidad es que tiene forma de nave realizada en granito y cemento, y consta de un mástil de barco al cual se fijaron una serie de placas conmemorativas y elementos marinos, como un ancla, grampín, campana y un busto del Almirante G1MllermoBrown. En La Boca encontramos además la plaza Solís -Olavarria, Brin, Suárez y Caboto- y la Matheu, entre !rala, Magallanes, Hemandarias y Lamadrid.

La plaza Colombia -Montes de Oca, Pinzón, Isabel La Católica y Brandsen- era en los tiempos antiguos, el sitio donde se encontraba la quinta y la casa de Felicitas Guerrero de Álzaga, frente a la cual se encuentra la iglesia dedicada a Santa Felicitas. El parque España, amplio triángulo limitado por Caseros, Amancio Alcorta y Baigorri, fue desde 1830 hasta 1871 el espacio destinado a los corrales y mataderos del Sur o de la Convalecencia,conocido por ser éste el escenario donde Echeverría ubica su cuento “El Matadero”.

Y si aquellos fueron mataderos, el parque Fray Luis Beltrán -Vélez Sársfield, Alvarado, Luzuriaga y Río Cuarto- fue una zona pantanosa de las tierras de la familia Pereyra Iraola hasta la subdivisión y loteo del sector. Hoy sus tres manzanas lucen muy arboladas. Muy diferente, aunque también triste, fue el origen del parque Florenrino Ameghino, que desde diciembre de 1867 hasta abril de 1871 sirvió como enterratorio, diferenciado del Norte o Recoleta, como Cementerio del Sur. Lució su frente y sus cruces hasta mediados de la década de 1890, en que se inhumaron los restos que allídescansaban y se transformó en el hermoso parque que se extiende entre la cárcel de Caseros y el hospital Muñiz.

Nueva Pompeya tiene su Feria de los Pájaros, que funciona los domingos por la mañana en la cerca!Úade las avenidas Sáenz y Perito Moreno. Es una de las pocas en el mundo donde se aprecian cantidades de avesde todo tipo, clases,precios y color.La plaza Nueva Pompeya está en avenida Sáenz, Ochoa y Traful, la plazoleta José Dames está dedicada al compositor e intérprete del bandoneón.

Inaugurada en 2005, se denomina plaza Tronconi a la ubicada en la esquina de Centenera y Tilcara, en terrenos donados por la familia de ese nombre.  Contiene los murales ”La Calesita de Pompeya” y ”Los Anónimos de Pompeya”, creados por artistas del Centro Cultural Homero Manzi.

Museos

Uno de los museos más significativos de esta ciudad es el Museo de Bellas Artes de La Boca “Benito Quinquela Martín” en Pedro de Mendoza 1835. Fue donado por el pintor a la Secretaría de Educación de la ciudad En avenida Centenera y Tabaré encontramos la Esquina del Tango y Museo ”Manoblanca”, en referencia al tango homónimo de Homero Manzi, donde se exhiben obras de arte y artesanías vinculadas con nuestra música popular y sus cultores. Un busto recuerda al poeta y un mural fileteado reproduce la letra de este tango.

El Museo y Ateneo de Estudios Históricos de Nueva Pompeya ”Nelly Nistal” -Av. Sáenz 971- se creó en el año 1971. Lleva el nombre de su fundadora y reúne grabados, pinturas y documentos que hacen a la historia del barrio. Se destacan los manuscritos de Julio de Caro, violinista, director y compositor.

Bibliotecas

Encontramos en Tabaré 1931 la Biblioteca Pública ”Dr. Antonio Sáenz”, mientras que la “Joaquin V. González” está en Suárez 408, la infantil “Enrique Banchs” en Caseros y Urquiza y la llamada “La Prensa” en José C. Paz al 3100. El Centro Cultural “Homero Manzi” se encuentra en Tabaré 1299 y debemos destacar que los vecinos de Pompeya han creado importantes sociedades de fomento, entre las
cuales nombramos por su inquietud las de Pompeya Sud, Nueva Pompeya, El Pilar de Nueva Pompeya Oeste, Villa Centenera y otras, que eh el curso de su actividad obtuvieron mejoras para el barrio.

Clubes

Esta comuna cuenta con tres de los principales estadios de equipos de fútbol de nuestro país.

El Club Adético Boca Juniors el de Brandsen 805, cuyos colores azul y oro se tomaron de los de la bandera de Suecia que lucía un barco que atravesó el puerto. Huracán, en Parque de los Patricios, exhibe su estadio ”Tomás Ducó” en Amancio Alcorta y Colonia y su sede social en Caseros 3159. En la zona denominada ”Parque Almirante Brown”, sobre los restos de otro de los vaciaderos de Buenos Aires, el Club Atlético San Lorenzo de AImagro trasladó sus instalaciones tradicionales de la avenida La Plata construyendo un importante estadio de fútbol Pero no son éstos los únicos clubes que atraen a los habitantes de esta comuna. Club Social y Deportivo Franja de Oro en Amancio Alcorta 3950, centro recreativo con natatorio y otras propuestas; Club Miriñaque ,en Lynch 3471 y el Club Social y Deportivo Nueva Pompeya.

En primera “C” milita el club Riestra, con sede en la calle Del Bañadó y su campo vecino de San Lorenzo. El casi nonagenario Club Socialy Deportivo Unidos de Pompeya tiene al boxeo como actividad importante. De allí salieron Bonavena, Acavallo y Loche, entre otros.

Templos y paseos característicos

Por su extensión dividiremos esta comuna por cada uno de los cuatro barrios que la componen.

En La Boca, una de las zonas más interesantes, es la Vuelta de Rocha y sus aledaños, donde puede observarse el antiguo puente trasbordador de hierro, que sirviera de fuente de inspiración -entre otros- para las magníficas obras de arte de Benito Quinquela Martín. Su Casa-Museo, sobre Pedro de Mendoza, concita la atención de los visitantes, por la calidad de las obras expuestas en las muestras periódicas que realiza.

La calle Caminito, antigua vía del Ferrocarril a La Ensenada, de apenas 100 metros de longitud, se transformó en una peatonal pintoresca visitada por turistas de todo el mundo. No muy lejos, la cancha del club Boca Juniors es también un punto de referencia por su impronta deportiva tan conocida.

En Barracas 10 pintoresco, si bien existe, está marcado por la decadencia industrial sufrida en la década de 1990, aunque son notables los aires de reactivación que se notan en el barrio. Muy típicos son el puente Bosch, vecino al Pueyrredón, la calle Lavadero, balcón al Riachuelo, la iglesia de Santa Felicitas frente a la plaza Colombia y la .calle Lanín, conocida como la calle de los colores, pues el frente de sus casas han sido decorados por el artista Marino Santa María, vecino del lugar. No podemos olvidar como sitio característico la basílica del Sagrado Corazón, en Vélez Sársfield esquina Iriarte, ni el puente Victorino de la Plaza, ni la decadente Estación Sola, que cubre una enorme superficie.

La Iglesia de Nuestra Señora de Pompeya y Santuario Virgen del Rosario es una de los más populares de la ciudad. Se inauguró en 1900 y tuvo su origen en una capilla levantada por los capuchinos hacia 1896. Sus vitrales son una de las mejores expresiones del estilo neogótico en la ciudad. En avenida Intendente Rabanal 1418 encontramos el templo Ortodoxo Griego de San Nicolás que también es sede de la Asociación Helénica “Panelinion”, fundada por inmigrantes de ese origen.

Hospitales

Si de algo no carece esta comuna es de hospitales. Encontramos los siguientes: de Pediatría Dr. Pedro de Elizalde en la Av. Montes de Oca 40, el Infanto Juvenil Tobar García en Ramón Carrillo 315, los Neuropsiquiátricos Moyano y Borda en las cercanías, el Dr. Cosme Argerich en Pi y Margall 750, el Penna en Almafuerte y
Pedro Chutro, el Británico en Caseros y Perdriel, el Muñiz en Uspallata y Monasterio, el de Gastroenterología Dr. Bonorino Udaondo en Caseros y Combate de los Pozos y el Aeronáutico, en Ventura de la Vega y Einstein.

Aquí vivieron…

El poeta Homero Manzi vivió en Nueva Pompeya entre 1921 y 1924, Y sin embargo su presencia en el recuerdo del artista sobrevive a su paso por el barrio, que se mantiene presente en sus poemas, como varios de los de esta comuna del sur porteño. Imposible de omitir son los grandes artistas como los músicos Angel Villoldo y Eduardo Arolas, Juan de Dios Filiberto; pintores de la talla de Benito Quinquela Martín, Fortunato Lacámara, Pío Collivadino o Vicente Forte, personalidades como Tomás Espora, Alfredo Palacios, el perito Moreno, el almirante Brown, deportistas como Fangio y Ringo Bonavena, son algunos de los tantos que pasaron por estas calles.